martes, 4 de septiembre de 2018

BEREBERES CONTRA ROMA



¿TODA LA GAL...? Digooo ... ¿Toda la Mauritania Tingitana y Cesarea está conquistada? Toda no, un grupo de aguerridos , no galos, sino bereberes, resiste valientenmente al invasor. Y la vida no es fácil para las guarniciones de los campamentos allí en la Libia romana donde están instalados, podríamos seguir añadiendo...

Bereberes contra Roma, es untítulo digno de los célebres comienzos de los cómics de Asterix, si no fuera por la triste y violenta realidad histórica que siempre esconde la verdadera realidad de los hechos.

A modo casi de componer un rompecabeza, hilando fino y siempre con prevención, no dejandose llevar de hipótesis no contrastadas, este libro trata de poner una especie de estado de la cuestión, a estas alturas del tiempo, de la realidad histórica de los antiguos pobladores de las islas Canarias y la relación con el mayor imperio que los siglos antiguos habían visto.

Llama la atención, para un profano como un servidor, que lo que durante mucho tiempo había estado envuelto en la bruma de la leyenda y el mito, esto es, el oiegen de esa fantástica y legendaria raza de pobladores isleños, los guanches, ya lo hubieran visto y dicho, casi desde el principio, los primeros cronistas de las islas.
En ellos, Le Canarien, Espinosa, Gaspar de Frutuoso, Marín y Cubas, Abreu Galindo y Torriani, citando a los princpales, ya se decía que el origen de la antigua raza de los canarios estaba en las costas africanas de la Berbería.
Es verdad que a lo largo del tiempo, la falta de conocimiento, por un lado, y por otro, las ansias de no se sabe qué, a los primitivos habitantes de las islas los tuvieron relacionados con indoerupeos, emparentados con la tristemente feamosa raza aria; con fabulosos y misteriosos atlantes y, puestos ya en nello,  hasta con los seres vendidos de allenede los cielos.
Luego, los historiadores han ido poniendo las cosas en su sitio. pero, así y todo, llama la atención que una cosa que parece que acaba de descubrirse en los últimos tiempos después de sesudas investigaciones, ya lo tenían claro estos primeros cronistas, segúnn iban recogiendo testimonios de los mismosn  habitantes en el momento de la conquista y los tiempos que le sucedieron.

EL POBLAMIENTO
Por un lado, la tradición oral ya hablaba de que los que habían llegado a las islas por primera vez, lo habían sido traídos por otros (hay que suponer romanos) y a causa de la muerte o algún hecho grave ocurrido contra algún superior de ellos.
Por otra parte, se habla de un libro, en realidad que parece una novela de misterio de alto categoría, se habla de un libro, se dice, donde estaba referidas estas historias. El libro, del que solo se tienen referencias, estaba en la catedral de Santa Ana, parece ser que procedía de los mallorquines que estaban establecidos en la isla a lo largo del siglo XV. 
Este desconocido libro, decimos, llegó a pasar a manos del guanarteme de Gáldar quien, tras su entrega, lo dio a Pedro de Vera, conquistador de Gran Canaria, quien lo depositó finalmente en la iglesia. Y ya no se sabe nada más, pues no tenía portada ni contraportada, y al poco desapareció y no se han vuelto a tener noticias del mismo.
En este libro perdido, como en una buena novela de aventuras, ya se refería lo que otros cronistas contaban por otros medios, que los isleños habían sido traídos por otras gentes, como castigo por algo malo que habían hecho contra algunos superiores, y los habían abandonado en estas islas.

Así, como una buena novela, sobre todo en la segunda mittad del libro, se va hilando la historia del poblamiento y origen de los primeros pobladores de las islas con, quién lo iba a decir, la principal potencia de la antiguedad y la madre de Europa y la civilización occidental.

De golpe y porrazo, estas minúsculas, insignificantes y marginales islas, gracias a la labor de los historiadores, y al detallado relato que los profesores Tejera Gaspar y Alicia García van destejiendo y componiendo con los pocos y rebuscados datos que hay, de repente, decíamos, unos seres hasta ahora tan ailados de la civilización occidental, de Europa, resultaba que estaban directamente emparentados con los mayores señores de la antiguedad, con los principales referentes históricos de mundo romano y sus figuras..

Entonces, lo que hasta ahora parecían datos sueltos, por el trabajo de encaje de bolillos que van haciendo los autores, con una redacción didáctica, rica, incluso emocionante, dosificando los datos y las referencias a mediada que se necesitan, pero con una prosa elegante y atrayente, decíamos que estospocos datos que sabía uno, van adquiriendo tamaña significación una vez que todos empiezan a entra r en ese puzzle o rompecabeza sque fue el norte de áfrica y la conquista romana en el cambio de siglo.
Así, Juba II está íntimamente relacionado con el nuevo empereador Octavio ugusto, a quién sirve en repetidas ocasiones.
La romanización del norte de África también existió, además de las famosas Guerras Púnicas. Como se decía hasta no hace mucho, el sur también existe. Acostumbrados como estamos a oír hablar de los galos, Vercingetórix y Julio César, los orígenes latinos tardíos de Artorius o Arturo, las conquistas de la Dacia en las últimas novelas de Posteguillo, los britanos, Boudica, los pictos y el muro de Adriano, las Guerras Púnicas (aunque precisamente éstas ya nos tocaban un poco), y un largo etcétera, tan obnubilados estábamos antes tales hechos, historias y acontecimientos, que el humilde sur, que era también el mundo romano, hasta aqui también llegan los prejucicios, había quedado olvidado.
Con la excepción de Egipto, por mor de su milenaria y faraónica historia, a la que se le añadieron posteriormente las romanticas historias de César, Marco Antonio y Cleopatra, dramatizadas por Shakespeare más tarde.

También , es cierto, por la pérdida de información.

Pero llama la atención que el conflicto clave en la época de la República, el enfrentamietio entre las dos potencias del Mediterrámeo, Roma y Cartago, parece que se desarrolló, y así fue, en suelo de lo que hoy es Europa. Salvo la destrucción final, en el 146 aC., de Cartago, cuando se siembra sal y se destruye para siempre la nación enemiga.
Hasta aquí lo que era la historia oficial la legal, la que se veía desde el punto de vista imperial u mundial.
Pero a nivel local, esta misma fecha, la de la destrucción de Cartagomque también fue la de Corinto, el 146 aC., supuso ya un cambio radical en el mundo norteafricano, sus pueblos, etnias y modo de vida.

Tanto como lo fueron las Galias, Britania, Hispania o la Dacia, solo que ha pasado desapercibido.

De lo que se deduce de la lectura del libro, ya desde el mismo título tan llamativo como , pensamos, acertado, Bereberes contra Roma, la expansión de Roma por la zona norteafricana en su cara occidental y central fue una expansión dura, difícil, duradera en el tiempo, entre orras razones por lo extenso del territorio, las características montañosas y desérticas del territorio, la aguerrrida oposición que enfrentaron sus habitantes, pastores nómadas de toda esta zona, al control y dominio romano de la zona.

Nos faltaba un nombre para estos pueblos llamados genéricamente como bereberes, y allí tenóa,os a los ya coocidos como los númidas, los famosos jinetes que luchaban como mercenarios, unas veces a favor y otras en contra, de las legioenes romanas. Nombres legendarios y que aparecen en la historiografía romana más importante, como Masinisa o el mismisimo Yugurta, de repente, surgían con un perfil nuevo, entroncados en la tradición cultural de su pueblo, su relación con los romanos y, de refilón, con los supuestos anepasados de los hoy moradores de estas islas sobrexplotadas..
De todos estos numidas, había otros llamados gétulos y, además, aquellos famosos por ser citados como referente geográfico, los garamantes, todos eran pueblos que pertenecían a la misma y extensa poblaciones bereberes que ocupaban la zona norte africana.
Y también, en aquellos que nos toca en relación a los primitivos guanches y canarios, pues parece que los primitivos pobladores procedían de alli.

LAS LENGUAS CORTADAS, LEYENDA ERUDITA O VERDAD ORAL HISTÓRICA.
DON JUAN ÁLVAREZ

lunes, 6 de agosto de 2018

BLADE RUNNER 2 y Pygmalión

El motivo Pygmalion: Uno de los mitos más curiosos y peculiares de la mitología clásica es el mito de pygmalión. Tiene varias interpretaciones, que se han divulgado a lo largo de los tiempos. El mito relata como el famoso escultor Pygmalión, dolido con las mujeres y renunciando al trajo con ellas, esculpe una figura de mujer tan bella y perfecta para él, que queda prendado de su propia obra. 
Es un caso de agalmatofilia, una de las filias amorosas de tantas existenntes, de agalma, agalmatos, estatua, escultura, en griego.
La obseión llega a tanto que el artista empieza a suspirar tanto por su obra que llegado un momento, ruega a los dioses que le den vida, que la doten de alma y la hagan real.
Los dioses cumplen con su ruego y la escultura llega a la vida, cumpliéndose el imposible sueño de su enamorado autos.
El mito se ha interpretado, en muchas ocasiones, en aquellos argumentos en los que una persona modela, educa a otra, a partir de sus preferencias y conocimientos, de la que en ocasiones acaba enamorándose.
Hasta cierto punto, podría relacionarse con el mito de Prometeo, en el sentido este de , no creación, sino recreación de una nueva persona a través de las artes e influencias de otra.
El caso más celebre que conocemos es la obra de G. ernard Shaw, titulada así precisamente, Pygmalión.
Mucho tiempo después fue llevada al cine, de la que recordamos el musica clásico de My Fair lady. 
En otros momento se han hecho otras películas con el mismo teme, como Educando a Rita.

Entrando en la nueva era en la que entramos, hace unos años se hizo Her, en la que el protagonista se enamoraba del robot de la casa. En Big Bang Theory, uno de los capítulos se centra en el enamoramiento del personaje de Rash.

En la segunda versión de la clásica lade Runner, volvemos a encotrar el tema de Pygmalión, con una versión ya más sofisticada, como corresponde a las últimas versiones tecnológicas y al ambiente futurista de la película.
El protagonista, Ryan Gooslip, se enamora de un ectoplasma, muy bella y cargada de sentimientos tan humanos como el que más. Su humanidad, capacidad de enamoramiento y amor al protagonista es  casi la perfección absoluta.
En una escena que debería considerarse llamativa, se llega incluso a lograr la corporeidad de sus sentimientos, el comtacto física, que se logra por medio de utilizar a otra mujer que aparece en un momento determinado en el apartamento del detective.
Por medio de no se sabe que sincronización, pues no esperfecta, el ectoplasma femenino entra en el cuerpo físico de la fémina real y se va apoderando de todos sus rasgos.
omo a fin de cuentas se trata de una operación cibernética y tecnológica, el protagonista Gooslip a veces se ve acariciado por cuatro manos, las del ectoplasma y lkas de la otra mujer, hasta que llega un momento en que la sicronizacion es total y el acople es perfecto.
Pero estos abrazos son inacabables y tan pronto se desincroniza como lo vuelva a restaurar.
Así pues, aquí tenemos a un moderno y futuro Pygmalión, enamorado de un plasma cibernético que activa merced a un aparato tecnológico, figura de apariencia totalmente sensual y humana, pero que desaparece tan rápido como se desconecta el aparato.
El final de esta relación no puede ser más emotivo. Los malos de la película llegan tan cerca de Gooslip que consiguen cercarlo. Una vez atrapado, le golpean, lo dejan abandonado y le destruyen ese aparato con el que activaba su plasma femenino. Las últimas palabras de ésta al desaparecer son que desparecerá de su vida "como lo haría una chica real".

Nota: también podríamos considerar en parte que la primera vversión de Blade Runner, donde los androides cibernéticos sufren, aman y padecen como los hombres, podríacontener ¡esta versión del motivo Pygmalión, sería el caso de la historia de amor entre Harrison Ford y la ¿androide? Rachel.

Edipo Runner

domingo, 22 de julio de 2018

ΤΗΙΡΑΣΣΙΑ







THERA-THIRASSIA-SANTORINI

Μεγαλοχωρι, Σαντορίνη





ΑΚΡΟΤΙΡΗ



ΠΕΡΙΣΣΑ
 ΜΕΓΑΛΟΧΩΡΙ




ΠΥΡΓΟΣ


miércoles, 20 de junio de 2018

Menéndez Pidal, R. La epopeya castellana

La epopeya castellana a través de la literatura castellana.


       Se trata de un libro con una erudición inmensa pero, al mismo tiempo, con una claridad de exposición y una sencillez en su redacción, que hacen de él una lectura agradable y enriquecedora. Son la redacción de unas conferencias dadas por el profesor Menéndez Pidal en 1909 en la Universidad John Hopkins, y luego editado en Austral en 1945 y 1974

Como otras veces, haremos algunas anotaciones sueltas de lo que se ha ido leyendo.
Algunas características de Mío Cid y la epopeya castellana:

- los orígenes de la epopeya castellana: según cuenta MP, es clara la influencia francesa de toda la epopeya castellana, el poema del Cid y otros poemas del s. XII y XIII,  a través de los contactos que tuvieron en la corte de Alfonso VI con la llegada de gentes y cultura francesa

- Pero, y esto es lo importante, ya antes del siglo XII había poemas épicos circulando por Castilla, como el Fernán González, los Infantes de Lara o el Infante García, que evidentemente tienen que tener otros orígenes e influencias.
- Estos orígenes son la épica germánica, los mismos que también tiene la épica francesa.

Por lo tanto, los orígenes de la épica castellana proceen de la épica germánica del pueblo visigodo. A partir del siglo XII entran en la corte dcastellana de Alfonso VI influencias francesas y a partir de entonces la épica castellana tendrá muchas influencias de ésta.

- A continuación, MP toma como referente algunas noticias relativas a la épica de los germanos tomadas de Tácito.
- uno, según cuenta Tácito, los puebos germanos tenían antiguos cantos donde hablaban de las leyendas y la historia de su pueblo.
- tenían cantos etnogónicos, de los orígenes de su pueblo
- incluso, curioso, tenían cantos históricos, como uno dedicado a la famosa derrota de los romanos en la arboleda de Teotoburgo liderados por Arminio, una epopeya histórica, aunque a saber lo transformada que podría estar.
- estos cantos narrativos están atestiguados en las diferentes ramas de los pueblos germanos instaladas en el resto de Europa, como los francos y los godos.
- después cita a Jordanes, historiador del pueblo godo. Cita referencias de este pueblo a relatar en cantos sucesos históricos y luego algo transfigurados de hechos acaecidos en sus migraciones.
- con los godos llegamos a los visigodos, pueblo que interesa por su relación con su llegad a España. El propio Jordanes es el que dice que los visigodos tenían recogidos en sus cantos los hechos y hazañas de sus principales caudillos.
- algunos estudiosos, como F. Wolf, pensaban que los visigodos no pudieron traer cantos épicos a España por su temprana cristianización, lo cual explicaba la aparente falta de épica en España. En los cuarenta años escasos que llevaban de cristiniazación no podían olvidar de golpe sus costumbres e instituciones, así como sus cantos y leyendas épicas, así como el hecho de cantar los aconteciminetos históricos que le iban sucediendo.
- el problema es que estos relatos eran cantados, no puestos por escrito, por lo que no se han conservado. Sin embargo, los romances del rey don Rodrigo cuando es derrotado por los árabes tienen que haber provenido de estos cantos de los propios visigodos.
- y otra prueba de la existencia de cantos épicos entre los visigodos es la existencia de unhéroe, un tal Walter, Walterio o Gaiferos, de España y Aquitania, que tuvo gran resonancia en el mundo germánico en esos siglos. Es, según MP, este poema restos de la épica visigótica que la emparentan con la epopeya castellana posterior.

       Algunas características de las instituciones y costumbres visigóticas se nos muestran en estos poemas, y pueden aparecer luego en los cantos de la epopeya castellana.

- así, por un lado, en la épica castellana el rey o señor, antes de tomar una decisión, la consulta con sus vasallos, cosa propia del mundo germánico y visigos.
- y, anotamos también, de la épica griega, cf. la asamblea de los griegos frente a Troya , al principio de la Ilíada, para decidir qué hacer ante la epidemia de peste que asola el campamento griego a causa del ultraje de Crises, asamblea donde se refleja el primer enfrentamiento entre Agamenón y Aquiles.
- Por otro lado, el duelo singukar como forma de resolver un conflicto, la batalla o la guerra. Es una tradición germánica que se mestra en la épica castellana y, también, en la épica griega, en la Ilíada, que está repleta de duelos singulares.
- la base del duelo es que , se supone, revela el juicio de Dios ( o de las divinidades???)
- por ejemplo, el combate entre Paris y Menelao por Helena se supone que es una forma de resolver la guerra entre griegos y troyanos, como se ve en la Iliada.
- el papel de la espada: esto si que, en principio, no encontramos paralelo en la épica griega. Allí la espada no tiene ese valor militar que tiene entre los germanos. Tiene más importancia la lanza, y el arco se le mira con cierto desdén.
- con relación a la mujer, se la avergüenza públicamente cortándole las faldas. Esto tampoco lo vemos en la épica griega.
- hay otros rasgos señalados también por Tácito que se reflejan en los pueblos visigodos, como su propensión al juego y a la bebida, su pereza, suciedad, ... Estos elementos tampoco aparecen en la épica griega.
- Tácito señala otro rasgo importante de los germanos y la épica castellana, esto es, la organización del ejército no por alistamiento, sino agrupados en bandas alrededor de un señor o líder, que es acompañado por familiares, vasallos y seguidores.
- Este rasgo si se refleja en la épica griega, pues allí también los griegos están agrupados por bandos y pueblos, y sujetos al ejército por una autoridad no muy fuerte, la de Agamenón, y por el jurament de Tindáreo cuando las bodas de Helena. De ahí que nos llame la atención ese aparente ejñericoto griego, que lo es para nuestar mentalidad, y al mismo tiempo no lo es.
- Así también es la mesnada del Cid cuando debe abandonar sus tierras y es seguido por sus seguidores y vasallos, que abandonan las suyas también, por ese vínculo de vasallaje que les une a su señor.
- Y eso parecido vemos en los aqueos, dánaos y argivos, una comunidad de señores cada uno con sus seguidores, que siguen a otro señor a su vez, que es Agamenón, por cierto víinculo de lealtad, que parece ser el juramento de Tindáreo.
- aunque estos lazos de fidelidad no se nos muestran tan claros en la Iliada, quizás, por ejemplo, la vinculación de ... con Aquiles.
- Además, la Il. muestra rasgos complejos de aquella sociedad, por ejemplo, la vinculación entre Aquiles y Patroclo, la relación con las mujeres, el raprto de los botines, etc., que parece hacen algo más compleja la organización el mundo de los aqueos frente al castellano, al menos aparentemente.

La épica castellana se caracteriza por su valor histórico frente a otras:

- la epopeya suele ser considerada una creación de los pueblos arios o indoeroeos.
- la historicidad de Mío Cid.- M.P. señala este rasgo como una característica fundamental de la epopeya castellana, que la diferencia de otras como la francesa, donde tredomina la fabulación que llega a alcanzar extremos que se pierden en la exageración abusiva.
- esta historicidad que presenta M.C. pasa a formar parte de las características generales de la literarura española.
-la épica francesa está mucho más desarrollada, es más elegante, fabulosa, presenta enanos, hechiceros, etc., que la hacen superior a la castellana. Sin embargo, como reconocen los erduditos de la època de MP, el mayor estudioso Gastón Paris, reconoce una superioridad y una originalidad de motivos de la epopeya castellana.
- una de las razones de la historicdad en la epopeya castellana es casi obvia: la redacción del M.C. es cuarenta años posterior a la vida y andanzas del héroe castellanao. 
- por el contrario, la Chanson de Roldán relata acontecimientos sucedidos a finales del 700, pero los pone en poesía trescientos años después, con lo que todo ese tiempo transcurrido ha desfigurado la realidad histórica y ha dado la posibilidad de mayor enriquecimiento literario y fabulador.
- recordemos que en la escena de Odiseo en la corte de los feacios, el héroe griego oye justo en ese momento poetizados los hechos del caballo de Troya, del que ha sido el propio protagonista. Por lo que hay que suponer una práctica común en el género de la épica, el de pasar a versión poética hechos casi contemporáneos.